23 Otra vez, armado solamente con un palo, mató a un gran guerrero egipcio que medía dos metros y medio
de altura y tenía una lanza que era tan gruesa como un rodillo de telar. Benaía arrebató la lanza de la mano del egipcio y lo mató con ella.