6 Sin embargo, no importa dónde haya ido con los israelitas, ni una sola vez me quejé ante los líderes
de Israel, los pastores de mi pueblo. Nunca les pregunté: ‘¿Por qué no me han construido una hermosa casa de cedro?’”.