17 David le dijo a Dios: «¡Soy yo quien pidió el censo! ¡Soy yo el que pecó e hizo el mal! Pero estas personas son tan inocentes como ovejas, ¿qué han hecho? Oh, Señor
mi Dios, que tu enojo caiga sobre mí y mi familia, pero no destruyas a tu pueblo».