1 Introducción
Les anunciamos al que existe desde el principio,
a quien hemos visto y oído. Lo vimos con nuestros propios ojos y lo tocamos con nuestras propias manos. Él es la Palabra de vida.