2 Él mismo es el sacrificio que pagó
por nuestros pecados, y no solo los nuestros sino también los de todo el mundo.