21 Queridos hijos, aléjense de todo lo que pueda ocupar el lugar de Dios en el corazón.