22 Mientras ella aún hablaba con el rey, llegó el profeta Natán.