29 y el rey repitió su juramento:
—Tan cierto como que el Señor
vive y me ha rescatado de todo peligro,