20 Mientras estaban sentados a la mesa, vino un mandato del Señor
al profeta anciano,