6 Entonces el rey clamó al hombre de Dios: «¡Te ruego que le pidas al Señor
tu Dios que me restaure la mano!». Así que el hombre de Dios oró al Señor
, y la mano quedó restaurada y el rey pudo moverla otra vez.