29 En cuanto subió al poder, Baasa masacró a todos los descendientes del rey Jeroboam, para que nadie de la familia real quedara con vida, tal como el Señor
había prometido acerca de Jeroboam por medio del profeta Ahías de Silo.