12 Pasado el terremoto hubo un incendio, pero el Señor
no estaba en el incendio. Y después del incendio hubo un suave susurro.