3 «Tú sabes que mi padre, David, no pudo construir un templo para honrar el nombre del Señor
su Dios, debido a la cantidad de guerras que le hicieron las naciones vecinas. No podía construir hasta que el Señor
le diera la victoria sobre todos sus enemigos.