23 —Haz lo que mejor te parezca —acordó Elcana—. Quédate aquí por ahora, y que el Señor
te ayude a cumplir tu promesa.
Así que ella se quedó en casa y amamantó al niño hasta que lo destetó.