6 Entonces el Espíritu de Dios vino con poder sobre Saúl y se enojó mucho.