23 »En cuanto a mí, ciertamente no pecaré contra el Señor
al dejar de orar por ustedes. Y seguiré enseñándoles lo que es bueno y correcto.