39 El muchacho, por supuesto, no sospechaba nada; solo Jonatán y David entendieron la señal.