10 Entonces David oró:
—Oh Señor
, Dios de Israel, he oído que Saúl piensa venir a Keila y destruirla porque yo estoy aquí.