16 De hecho, día y noche fueron como un muro de protección para nosotros y nuestras ovejas.