23 El Señor
da su propia recompensa por hacer el bien y por ser leal, y yo rehusé matarlo, aun cuando el Señor
lo puso en mi poder, porque usted es el ungido del Señor
.