12 Luego Samuel tomó una piedra grande y la colocó entre las ciudades de Mizpa y Jesana.
La llamó Ebenezer (que significa «la piedra de ayuda») porque dijo: «¡Hasta aquí el Señor
nos ha ayudado!».