8 —Bueno —dijo el siervo—, tengo una pequeña pieza de plata.
¡Al menos, se la podemos ofrecer al hombre de Dios y ver qué pasa!