4 Sabemos, amados hermanos, que Dios los ama y los ha elegido para que sean su pueblo.