10 Cristo murió por nosotros para que —estemos vivos o muertos cuando regrese— podamos vivir con él para siempre.