16 Sin duda alguna, el gran misterio de nuestra fe es el siguiente:
Cristo
fue revelado en un cuerpo humano
y vindicado por el Espíritu.
Fue visto por ángeles
y anunciado a las naciones.
Fue creído en todo el mundo
y llevado al cielo en gloria.