5 Pero de ninguna manera me considero inferior a esos «superapóstoles» que enseñan tales cosas.