9 Cada vez él me dijo:
Así que ahora me alegra jactarme de mis debilidades, para que el poder de Cristo pueda actuar a través de mí.