21 Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado,
para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo.