2 Ahora bien, el Señor
le dijo a Semaías, hombre de Dios: