1 Primeros años del reinado de Asa
Cuando Abías murió, lo enterraron en la Ciudad de David. Después su hijo Asa lo sucedió en el trono. Hubo paz en la tierra durante diez años.
2 Asa hizo lo que era agradable y bueno a los ojos del Señor
su Dios.
3 Quitó los altares extranjeros y los santuarios paganos. Destruyó las columnas sagradas y derribó los postes dedicados a la diosa Asera.
4 Ordenó al pueblo de Judá que buscara al Señor
, Dios de sus antepasados, y que obedeciera su ley y sus mandatos.
5 Asa también quitó los santuarios paganos y los altares del incienso de cada una de las ciudades de Judá. Entonces el reino de Asa disfrutó un período de paz.
6 Durante los años de paz, Asa pudo reconstruir las ciudades fortificadas en todo Judá. Nadie estuvo en guerra contra él durante ese tiempo, porque el Señor
le daba descanso de sus enemigos.
7 Asa le dijo a la gente de Judá: «Construyamos y fortifiquemos ciudades con murallas, torres, puertas y barras. La tierra aún nos pertenece porque buscamos al Señor
nuestro Dios, y él nos ha dado paz en todo el territorio». Así que continuaron con estos proyectos hasta completarlos.
8 El rey Asa tenía un ejército de trescientos mil guerreros de la tribu de Judá, armados con grandes escudos y lanzas. También tenía un ejército de doscientos ochenta mil guerreros de la tribu de Benjamín, armados con arcos y escudos pequeños. Ambos ejércitos estaban constituidos por hombres de guerra bien entrenados.
9 Cierta vez un etíope
llamado Zera atacó a Judá con un ejército de un millón de soldados
y trescientos carros de guerra. Avanzaron hacia la ciudad de Maresa,
10 por eso Asa desplegó sus ejércitos para la batalla en el valle al norte de Maresa.
11 Entonces Asa clamó al Señor
su Dios: «¡Oh Señor
, nadie sino tú puede ayudar al débil contra el poderoso! Ayúdanos, oh Señor
nuestro Dios, porque solo en ti confiamos. Es en tu nombre que hemos salido contra esta inmensa multitud. ¡Oh Señor
, tú eres nuestro Dios; no dejes que simples hombres prevalezcan contra ti!».
12 Entonces el Señor
derrotó a los etíopes
en presencia de Asa y del ejército de Judá, y el enemigo huyó.
13 Asa y su ejército los persiguieron hasta Gerar, y cayeron tantos etíopes que no pudieron reagruparse. El Señor
y su ejército los destruyeron; y el ejército de Judá se llevó un enorme botín.
14 Mientras estaban en Gerar, atacaron todas las ciudades de la región, y un terror de parte del Señor
se apoderó de la gente. Como resultado, también se llevaron un enorme botín de esas ciudades.
15 Además, atacaron los campamentos de los pastores y capturaron muchas ovejas, cabras y camellos antes de regresar a Jerusalén.