2 En respuesta, Asa retiró la plata y el oro de los tesoros del templo del Señor
y del palacio real. Los envió al rey Ben-adad de Aram, quien gobernaba en Damasco, junto con el siguiente mensaje: