8 »Envíame también del Líbano troncos de cedro, de ciprés y de sándalo rojo,
porque sé que no hay nadie que se compare con tus hombres para cortar madera del Líbano. Yo enviaré a mis hombres para ayudarlos.