1 Guerra con las naciones vecinas
Después de esto, los ejércitos de los moabitas y de los amonitas, y algunos meunitas
le declararon la guerra a Josafat.
2 Llegaron mensajeros e informaron a Josafat: «Un enorme ejército de Edom
marcha contra ti desde más allá del mar Muerto;
ya está en Hazezon-tamar» (este era otro nombre para En-gadi).
3 Josafat quedó aterrado con la noticia y le suplicó al Señor
que lo guiara. También ordenó a todos en Judá que ayunaran.
4 De modo que los habitantes de todas las ciudades de Judá fueron a Jerusalén para buscar la ayuda del Señor
.
5 Josafat se puso de pie ante la comunidad de Judá en Jerusalén, frente al nuevo atrio del templo del Señor
,
6 y oró diciendo: «Oh Señor
, Dios de nuestros antepasados, solo tú eres el Dios que está en el cielo. Tú eres el gobernante de todos los reinos de la tierra. Tú eres fuerte y poderoso. ¡Nadie puede hacerte frente!
7 Oh Dios nuestro, ¿acaso no expulsaste a los que vivían en esta tierra cuando llegó tu pueblo Israel? ¿Acaso no les diste esta tierra para siempre a los descendientes de tu amigo Abraham?
8 Tu pueblo se estableció aquí y construyó este templo para honrar tu nombre.
9 Ellos dijeron: “Cuando enfrentemos cualquier calamidad, ya sea guerra,
plagas o hambre, podremos venir a este lugar para estar en tu presencia ante este templo donde se honra tu nombre. Podremos clamar a ti para que nos salves y tú nos oirás y nos rescatarás”.
10 »Ahora mira lo que los ejércitos de Amón, Moab y del monte Seir están haciendo. Tú no permitiste que nuestros antepasados invadieran esas naciones cuando Israel salió de Egipto, así que las rodearon y no las destruyeron.
11 ¡Mira cómo nos pagan ahora, porque han venido para echarnos de tu tierra, la cual nos diste como herencia!
12 Oh Dios nuestro, ¿no los vas a detener? Somos impotentes ante este ejército poderoso que está a punto de atacarnos. No sabemos qué hacer, pero en ti buscamos ayuda».
13 Mientras todos los hombres de Judá estaban de pie ante el Señor
junto con sus esposas, sus hijos y aun los niños pequeños,
14 el Espíritu del Señor
vino sobre uno de los hombres allí presentes. Se llamaba Jahaziel, hijo de Zacarías, hijo de Benaía, hijo de Jeiel, hijo de Matanías, un levita, quien era un descendiente de Asaf.
15 Dijo: «¡Escuchen habitantes de Judá y de Jerusalén! ¡Escuche, rey Josafat! Esto dice el Señor
: “¡No tengan miedo! No se desalienten por este poderoso ejército, porque la batalla no es de ustedes sino de Dios.
16 Mañana, marchen contra ellos. Los encontrarán subiendo por la cuesta de Sis al extremo del valle que da al desierto de Jeruel.
17 Sin embargo, ustedes ni siquiera tendrán que luchar. Tomen sus posiciones; luego quédense quietos y observen la victoria del Señor
. Él está con ustedes, pueblo de Judá y de Jerusalén. No tengan miedo ni se desalienten. ¡Salgan mañana contra ellos, porque el Señor
está con ustedes!”».
18 Entonces el rey Josafat se inclinó rostro en tierra y todo el pueblo de Judá y de Jerusalén hizo lo mismo en adoración al Señor
.
19 Después los levitas de los clanes de Coat y de Coré se pusieron de pie para alabar a viva voz al Señor
, Dios de Israel.
20 Temprano a la mañana siguiente, el ejército de Judá salió al desierto de Tecoa. De camino, el rey Josafat se detuvo y dijo: «¡Escúchenme, habitantes de Judá y de Jerusalén! Crean en el Señor
su Dios y podrán permanecer firmes. Créanles a sus profetas y tendrán éxito».
21 Después de consultar con el pueblo, el rey nombró cantores que caminaran delante del ejército cantando al Señor
y alabándolo por su santo esplendor. Esto es lo que cantaban:
«¡Den gracias al Señor
;
su fiel amor perdura para siempre!».
22 Cuando comenzaron a cantar y a dar alabanzas, el Señor
hizo que los ejércitos de Amón, de Moab y del monte Seir comenzaran a luchar entre sí.
23 Los ejércitos de Moab y de Amón se volvieron contra sus aliados del monte Seir y mataron a todos y a cada uno de ellos. Después de destruir al ejército de Seir, empezaron a atacarse entre sí.
24 De modo que cuando el ejército de Judá llegó al puesto de observación en el desierto, no vieron más que cadáveres hasta donde alcanzaba la vista. Ni un solo enemigo había escapado con vida.
25 El rey Josafat y sus hombres salieron a recoger el botín. Encontraron una enorme cantidad de objetos, vestidos
y otros artículos valiosos, más de lo que podían cargar. ¡Había tanto botín que les llevó tres días solo para juntarlo!
26 Al cuarto día se reunieron en el valle de la Bendición,
el cual recibió ese nombre aquel día porque allí el pueblo alabó y agradeció al Señor
. Aún se conoce como valle de la Bendición hasta el día de hoy.
27 Luego todos los hombres volvieron a Jerusalén, con Josafat a la cabeza, rebosando de alegría porque el Señor
les había dado la victoria sobre sus enemigos.
28 Entraron a Jerusalén al son de arpas, liras y trompetas, y se dirigieron al templo del Señor
.
29 Cuando todos los reinos vecinos oyeron que el Señor
mismo había luchado contra los enemigos de Israel, el temor de Dios se apoderó de ellos.
30 Así que el reino de Josafat tuvo paz, porque su Dios le había dado descanso por todo el territorio.
31 Resumen del reinado de Josafat
De manera que Josafat gobernó la tierra de Judá. Tenía treinta y cinco años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén veinticinco años. Su madre era Azuba, hija de Silhi.
32 Josafat fue un buen rey, quien siguió los caminos de su padre Asa. Hizo lo que era agradable a los ojos del Señor
.
33 Sin embargo, durante su reinado no quitó todos los santuarios paganos, y la gente nunca se comprometió por completo a seguir al Dios de sus antepasados.
34 Los demás acontecimientos del reinado de Josafat, desde el principio hasta el fin, están registrados en
el cual está incluido en
35 Tiempo después, Josafat, rey de Judá, hizo una alianza con el rey Ocozías de Israel, quien era un hombre muy perverso.
36 Juntos construyeron una flota de barcos mercantes
en el puerto de Ezión-geber.
37 Luego Eliezer, hijo de Dodava, de Maresa, profetizó contra Josafat y le dijo: «Por haberte aliado con el rey Ocozías, el Señor
destruirá tu labor». Así que los barcos naufragaron y nunca se hicieron a la mar.