25 Luego el rey Ezequías ubicó a los levitas en el templo del Señor
provistos de címbalos, liras y arpas. Obedeció todos los mandatos que el Señor
le había dado al rey David por medio de Gad, el vidente del rey, y del profeta Natán.