10 El sumo sacerdote les confió el dinero a los hombres designados para supervisar la restauración del templo del Señor
. A su vez ellos pagaban a los trabajadores que hacían las reparaciones y la renovación del templo.