2 Ahora te he construido un templo glorioso, ¡un lugar donde podrás habitar para siempre!».