3 Cuando todos los israelitas vieron que el fuego descendía y que la gloriosa presencia del Señor
llenaba el templo, cayeron postrados rostro en tierra y adoraron y alabaron al Señor
diciendo:
«¡Él es bueno!
¡Su fiel amor perdura para siempre!».