4 Pues Dios ni siquiera perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno,
dentro de fosas tenebrosas,
donde están encerrados hasta el día del juicio.