1 Durante el reinado de Joacim, Nabucodonosor, rey de Babilonia, invadió la tierra de Judá. Joacim se rindió y le pagó tributo durante tres años, pero después se rebeló.
2 Entonces el Señor
mandó contra Judá bandas de saqueadores babilonios,
arameos, moabitas y amonitas a fin de destruirla, tal como el Señor
lo había prometido por medio de sus profetas.
3 Estas calamidades le sucedieron a Judá por orden del Señor
. Él había decidido expulsar a Judá de su presencia debido a los muchos pecados de Manasés,
4 quien había llenado Jerusalén con sangre inocente. El Señor
no perdonaba eso.
5 Los demás acontecimientos del reinado de Joacim y todos sus logros están registrados en
6 Cuando Joacim murió, su hijo Joaquín lo sucedió en el trono.
7 A partir de entonces, el rey de Egipto no se atrevió a salir más de su país, porque el rey de Babilonia conquistó toda la región que anteriormente pertenecía a Egipto, desde el arroyo de Egipto hasta el río Éufrates.
8 Joaquín gobierna en Judá
Joaquín tenía dieciocho años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén tres meses. Su madre se llamaba Nehusta y era hija de Elnatán, de Jerusalén.
9 Joaquín hizo lo malo a los ojos del Señor
, igual que su padre.
10 Durante el reinado de Joaquín, los oficiales del rey Nabucodonosor de Babilonia subieron contra Jerusalén y la sitiaron.
11 El propio Nabucodonosor llegó a la ciudad durante el sitio.
12 Entonces el rey Joaquín, junto con la reina madre, sus consejeros, sus comandantes y sus oficiales, se rindieron ante los babilonios.
Durante el octavo año de su reinado, Nabucodonosor tomó a Joaquín prisionero.
13 Como el Señor
ya había dicho, Nabucodonosor se llevó todos los tesoros del templo del Señor
y del palacio real. Sacó
todos los objetos de oro que el rey Salomón había puesto en el templo.
14 El rey Nabucodonosor se llevó cautiva a toda la población de Jerusalén —unas diez mil personas en total— incluso a los comandantes y a los mejores soldados, y a los artesanos y a otras personas habilidosas. Solo dejaron en el país a la gente más pobre.
15 Nabucodonosor llevó cautivo a Babilonia al rey Joaquín, junto con la reina madre, las esposas del rey, sus funcionarios y las personas más influyentes de la sociedad de Jerusalén.
16 También desterró a siete mil de los mejores soldados, y a mil artesanos y a otras personas habilidosas, todos fuertes y aptos para la guerra.
17 Después el rey de Babilonia puso en el trono a Matanías, tío de Joaquín,
para que fuera el siguiente rey y le cambió el nombre a Sedequías.
18 Sedequías gobierna en Judá
Sedequías tenía veintiún años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén once años. Su madre se llamaba Hamutal y era hija de Jeremías, de Libna.
19 Sedequías hizo lo malo a los ojos del Señor
, igual que Joacim.
20 Estas cosas sucedieron debido al enojo que el Señor
tenía contra la gente de Jerusalén y de Judá, hasta que finalmente los expulsó de su presencia y los envió al destierro.
Caída de Jerusalén
Sedequías se rebeló contra el rey de Babilonia.