32 En efecto, cuando Eliseo llegó, el niño estaba muerto, acostado en la cama del profeta.