18 Cuando el ejército arameo avanzó hacia él, Eliseo rogó: «Oh Señor
, haz que ellos queden ciegos». Entonces el Señor
los hirió con ceguera, tal como Eliseo había pedido.