8 y él me contestó: “¿Quién eres?”. Le respondí: “Soy un amalecita”.