31 También hizo esclavos a los habitantes de Rabá y los forzó a trabajar con
sierras, picos y hachas de hierro, y a trabajar en los hornos de ladrillos.
Así trató a la gente de todas las ciudades amonitas. Luego David regresó a Jerusalén con todo el ejército.