5 Entonces David se puso furioso.
—¡Tan cierto como que el Señor
vive —juró—, cualquier hombre que haga semejante cosa merece la muerte!