28 Absalón vivió dos años en Jerusalén, pero nunca pudo ver al rey.