29 De este modo Sadoc y Abiatar devolvieron el arca de Dios a la ciudad y allí se quedaron.