10 Abrió los cielos y descendió;
había oscuras nubes de tormenta debajo de sus pies.