29 Oh Señor
, tú eres mi lámpara;
el Señor
ilumina mi oscuridad.