6 Pero los que no conocen a Dios son como espinos que se desechan,
porque desgarran la mano que los toca.