14 —¡Estoy en una situación desesperada! —le respondió David a Gad—. Mejor que caigamos nosotros en las manos del Señor
, porque su misericordia es grande, y que no caiga yo en manos humanas.